Pasen y lean

 

Corría el año 1982.  Con la mayor tasa de paro de Europa, España luchaba por salir de la crisis (del petróleo) y consolidar la democracia, ya que las fuerzas más reaccionarias lo ponían difícil, los conflictos regionales no terminaban de solucionarse y algunos derechos constitucionales (igualdad ante la ley, libertad de expresión, reunión y manifestación, tributación progresiva según la capacidad económica, protección de la salud, vivienda digna…) todavía tenían un carácter meramente programático o no estaban suficientemente garantizados. En fin, todo era completamente distinto a como es hoy…

La mayor parte de la gente se evadía con el placebo del fúrgol (“Naranjito” traumatizó a toda una generación), pero también existía una corriente underground, de sesgo esencialmente juvenil, que no estaba dispuesta a conformarse con lo establecido y que cristalizó en un auténtico boom artístico: músicos, fotógrafos, escritores, dibujantes… En las calles de El Foro se conoció pronto como La Movida. Unos amiguetes que se habían montado un fanzine (aunque en Barcelona hacían furor, en Madrid aún no habían visto la luz La luna, Madriz o Madrid Me Mata) me ofrecieron unirme a ellos y pensé que era la oportunidad de demostrar al mundo mi talento y, de paso, hacerme millonario. Lo pasamos bien, aunque treinta ejemplares a cinco duros (0,15 €) no dan para mucho, y seguí con ellos hasta el cierre de la publicación en el cuarto número, en el que influyeron ciertos problemas logísticos (estuvieron a punto de pillar a Bombi en el curro haciendo las fotocopias) y una oferta que les llegó desde una institución local para tomar a su cargo una revista de mayor tirada y que quedó en agua de borrajas.

Mis amigos siguieron con sus vidas y yo decidí cruzar el charco y hacer fortuna en Hollywood. No me fue mal. Seguramente me habréis visto en la cinta de Spielberg Jurassic Park. Pero la pela es la pela y me acabaron sustituyendo por una infografía. El progreso, lo llaman. Después no hay mucho más que contar… hasta que, un buen día, me llega un e-mail de mis viejos compañeros de fatigas, proponiéndome volver a las andadas, aunque ya no como mascota, sino como editor-director.

“Han pasado más de treinta años de todo aquello, ¿estáis locos?” –les pregunté.

“Por supuesto” –contestaron al unísono.

Me dejaron sin argumentos, una vez más, como entonces.

Así, el 22 de junio de 2014 publicamos en una plataforma de revistas flip el primer número de la nueva versión digital de nuestra -vuestra- sin par revista, que decidimos dedicar a un género literario distinto cada mes, y a la que se fueron añadiendo día a día colaboradores y lectores hasta hacer de ella lo que es hoy.

La política de censura previa de dicha plataforma, que publica sin problemas revistas de armas pero se escandaliza cuando ve una teta asomando por un escote, provocó que nuestro número erótico (CHM13-junio de 2016) saliera a la luz bajo unas condiciones inaceptables (necesidad de registro, etc), por lo que optamos por pasar a autopublicarnos en WordPress, donde hemos querido recuperar también nuestros números antiguos para que el legado de CHM no se pierda con el traslado.

Podría decir muchas cosas más de vuestra revista y sus increíbles colaboradores y lectores, pero creo que es mejor que lo descubráis por vosotros mismos.

Pasen y lean.

Eustaquio T.Rex

Anuncios

One thought on “Pasen y lean

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s